La Persistencia puesta a prueba

 

 

NO PERMITAS QUE ESTA SEA TU HISTORIA

 

Era un día de mucha lluvia, un gran viento huracanado, las hojas de los árboles silbaban fuertemente.

La pequeña Kellen le llamaba Coco, era un pequeño gato, blanquito y suave, de ojitos azules, ese día Coco se desorientó y no volvió a casa. Coco caminó y caminó deseando que la pequeña Kellen lo regocijara frente a la chimenea.

 

Llovía fuertemente. Coco logró llegar a una bonita zona de chalets, pensaba por el camino: “y si alguien me abriera la puerta”. Coco lo intentó.

Arañó con sus pequeñas uñas la puerta, una y otra vez hasta que le abrieron, pero no hubo suerte, lo patearon a la calle. Coco tenia frío.

 

La Persistencia puesta a prueba

Lo intentó nuevamente, volvió a arañar entre tiritones una nueva puerta, tras la abertura había una señora, el estrepitoso portazo hizo caer a Coco.

Coco no se dio por vencido, con dificultad caminó unos pasos más y arañó otra puerta, con su pelaje mojado abandonaba el portal.

Coco se estaba desanimando, una herida abierta provocada por una rama de un árbol caído emanaba sangre y el dolor que estaba sufriendo se hacía insoportable.

 

Coco seguía caminando con dificultad.

 

A lo lejos se apreciaba un grandioso ventanal, Coco se acercó, había niños jugando alrededor del calor de la chimenea, le recordó a Kellen. Eran los pequeños Miki y Dora, la semana anterior su pequeña perrita les había dejado tras una larga enfermedad. Coco hubiera sido bienvenido allí.

Coco pensó: “y si me abrieran, podría calentarme y jugar con los niños”, de pronto otro pensamiento le invadió “nuevamente me dirán que no, nadie quiere gatitos ya”

 

Con el cuerpo tembloroso y mojado, Coco bajo los tres escalones sin ni siquiera haberlo intentado, Coco cayó al suelo envuelto en sus últimos pensamientos donde Kellen le acurrucaba. Coco se fué

 

A veces a los seres humanos nos pasa esto, nos dicen que no, que no valemos, que no lo vamos a conseguir, que no somos capaces y no lo intentamos más, dejamos morir nuestros sueños porque dejamos de creer en el poder de la persistencia.

 

PERSISTE, PERSISTE, QUE SI TU CREES EN TI, ENCONTRARÁS A LAS PERSONAS QUE TAMBIÉN LO HAGAN.

 

EQUIPO BNS CREE EN TI.

 

 La Persistencia puesta a prueba